Flamme Rouge es un juego de mesa de carreras de bicicletas inspirado en las grandes vueltas ciclistas. ¿Quieres saber cómo se juega? Mira este vídeo para hacerte una idea, está muy bien explicado:


¿Qué te ha parecido?

De entrada, como verás, es un juego muy sencillo que se pilla en pocos minutos. La gestión de las cartas es clave, especialmente al llegar a zonas de montaña. Si no lo haces bien desaprovecharás cartas muy valiosas y lo pagarás muy caro. También es importante aprovechar los tramos de descenso para sacar las tiradas más bajas y aprovechar la velocidad que cogen los ciclistas de forma natural.

Lo que más me gusta de este juego es que es bastante realista, es decir, tiene muy en cuenta el esfuerzo que deben hacer los ciclistas en función de los tramos, y en función de si van a cabeza de un pelotón o van a rebufo. Acumular cartas de agotamiento no te interesa, sobretodo si vais a encadenar varias partidas (es lo más recomendable). Como si de un verdadero tour se tratara, tu equipo llegará cansado a la siguiente etapa y eso hará que no puedas correr tanto como los demás.

El juego viene con bastantes circuitos para jugar. Pero si te quedas con ganas de más, puedes bajarte otros circuitos que algunos jugadores han hecho; representado, por ejemplo, el Tour de Francia, el Giro de Italia o la Vuelta Ciclista España.

Es un juego que suele gustar por su sencillez, y a la vez por su punto de estrategia. El pique por llegar el primero siempre motiva, y si además te gusta el ciclismo, sin duda este juego te va a encantar. Además, te puedes bajar una app para ir anotando la clasificación, lo que motiva todavía más.